Qué malo es estar malo

Publicado en por nmarme

miércoles 26 de mayo de 2010

!QUE MALO ES ESTAR MALO!
Una vez yo conocí
a un señor (D. Segismundo)
a quien los males del mundo
acosaban con tesón,
sin darle respiración,
tan malevos y enconados
que lo dejaban baldado
alicaído y enjuto
hecho una pena y doblado...

A "Segis" (que era un "toro"...
fornido... casi dos metros...
como de 110 kilos
de músculo, y esqueleto
pensado para colgarle
una coraza de hierro...)
le dió un día entre los días
(que triste recuerdo tiene)
por echar un ojo leve
(cosa que no acostumbraba)
!A un libro de Medicina
y de Terapia Aplicada!

Al principio lo ojeaba
con más tedio que interés
hasta que, por un revés
del destino traicionero,
cogió por un derrotero
que nada bueno auguraba...

!Pero Cielos! ¿Qué era eso?
(leyendo como un obseso
pronto se vino a enterar
que lo que siempre tomaba
por un sencillo lunar
era un cáncer peligroso
amenazando empeorar...)

Y la molestia ligera
que el estómago sentía
cuando, después del almuerzo,
en el sofá digería
era úlcera alevosa
(omitiendo entre otras cosas
que "sólo" había comido
tres platos de macarrones
seis filetes y diez higos
regadito todo ello
con litro y medio de vino...

Siguiendo con la lectura
(cada vez más asustado)
síntomas amenazantes
saltaban a cada paso

Y así fué que el pobre hombre
(por lo regular tan sano)
por embutirse aquel libro
que nadie le había mandado
acabó hecho un buen lío
enfermo y malo... !muy malo!

Y a partir de entonces ya
fué un "cliente" regular
del médico general
pues cada día sentía
que algo nuevo le dolía
y que poco iba a durar...

Y aunque esto nos parezca
una cosa exagerada
como "Segis" hay millares
de gentes medio chaladas
!la Seguridad Social
de ellas está saturada!

Y esto ya no tiene gracia...
pues si tienes la vejiga
como una pasa de Arabia,
el hígado destrozado
o la espalda jorobada,
o te es urgente un chequeo
o tu madre ya no habla
(que se te ha quedado tiesa
y no sabes qué le pasa)...
tienes delante una cola
plagada de "segismundos"
que ya se han cogido el turno
para ciento diez semanas...

Y te quedan dos opciones:

O te aplicas las lociones
que caseramente haces
según las indicaciones
de una amiga de tu madre...

O te vas para la iglesia
para pedir con fervor
a ver si te manda Dios
milagrosa solución
a tu tremendo problema

"!Será posible, Dios mío!"
(te comienzas a quejar
pues "el de patalear"
es un derecho divino
que no te pueden quitar...)

"!Será posible! ... decía
que después de trabajar
toda una vida completa
tenga que venir aquí
a arrodillarme ante Tí
y no pueda yo exigir
una revisión en regla
en ese blanco hospital
(tan bonito y tan genial)
que con mi sudor de años
yo he ayudado a levantar!"

De las tres cosas que siempre
solemos todos pedir:
Salud, Amor y Dinero...
la primera ... !Es lo primero!
porque en cuestiones de amor
yo por mi cuenta me arreglo,
el dinero, trabajando,
alcanza para el sustento,
pero tocar la salud...
!Eso sí ya es otro cuento!

Y sirva este experimento
de poesía de protesta
"pá" dar un golpe en la testa
(o al menos un pescozón)
a tanto sano bribón
que, víctima de obsesión,
colecciona las recetas...
asi como al director
de esta Entidad Nacional
LA SEGURIDAD SOCIAL
que a todos debe cuidar
!porque nos cuesta un montón!...
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

Salvador Gregorio 06/20/2011 20:52



Extraordinario poema, mándalo al movimiento 11M . Saludos